fbpx

KINTON BRANDS

behavioral branding bootcamp

Ser deliberadamente relevante mejora tu negocio

Samuel Ferrer. Diseñador de Marca

«Las empresas deberían crear marcas que la sociedad quieran que existan» Andy Stalman, Brandoffon

Importarle a alguien. Ese es el motor de todo.

Quizás creas que vendes coches, o ropa o un software de alta tecnología capaz de revolucionar un sector, pero en realidad vendes una emoción, una sensación, un sentimiento.

Las marcas son cada vez más emocionales porque las personas fundamentalmente lo son. Lo que en un principio tenía una función identificadora, se ha convertido en inspiración y cuanta mayor es ésta más fuerte el vínculo que provoca en sus públicos.

De repente nos vemos hablando de emociones al hablar de marca y cómo éstas determinan las relaciones entre marca y personas.

“He ejecutado un acto irreparable, he establecido un vínculo” Jorge Luis Borgues

Toda relación sana se basa en la confianza, en hacer una promesa y cumplirla. Para muchos la marca es eso, una promesa cumplida. Y así debe ser.

Debemos crear marcas que se vinculen emocionalmente con los públicos para que, de algún modo, se pueda entablar una conexión más profunda, duradera y significativa. Puesto que, como señala Marcelo Ghio en su libro Oxitobrands: ”El deseo genera el vínculo, el reconocimiento lo consolida y la confianza lo alimenta”. 

Y es que para crear el vínculo y mantenerlo dependemos de factores tales como la preferencia, la consistencia y, como no, la confianza. 

Gestionar una marca de esta índole requiere además de mucho talento, honestidad y creatividad, además de altas dosis de sensibilidad para escuchar a nuestra audiencia, la cual muchas veces deja de lado las funciones utilitarias de una marca para valorar prioritariamente aspectos más emocionales.

Nadie hace nada solo por una razón, pero sí que hay una que predomina. Esa razón, es el motor de una marca, su esencia, su corazón. Y desde ahí se ha de construir y de gestionar. No basta con enunciar una visión y una misión hace falta un propósito.

Esa razón de ser, el Propósito, es el motivo por el que existes. El motivo por el que quieres importarle a otro. 

Tu propósito es lo que te define, te identifica, te diferencia y te predispone a ser relevante. Y eso genera atracción. Mucha. 

Pero no podemos dejarlo al azar. 

Debemos establecer estrategias que nos ayuden a gestionar adecuadamente toda esa atracción para que se pueda convertir en un verdadero lazo que conecte tu esencia de marca con la esencia de tu público a un nivel más profundo, más incondicional, más emocional. 

Construir tu marca desde el Propósito permite dotarla de una solidez flexible que redunda en beneficio para tu negocio proporcionando un marco estable sobre el que minimizar la incertidumbre y ayudarte en la toma de decisiones.

Como bien dice MaryLee Sachs en un artículo en BrandingMag  «La verdad que parece pasarse por alto continuamente es que es su negocio y no su marca lo que necesita un propósito»

Destacaremos 4 sentimientos que provoca un buen Propósito de Marca:

  1. Pertenencia. Sientes que formas parte de una comunidad 
  2. Vinculación. Te sientes emocionalmente relacionado con los valores de esa marca.
  3. Causa elevada. Valoras estar contribuyendo a algo más grande que tú mismo.
  4. Razón de ser. Es lo que mueve un negocio. Lo que te impulsa a vincularse emocionalmente 

Gracias a esto, algunas marcas han conseguido diferenciarse y ocupar un puesto de honor en el corazón de su audiencia.

Pero si te fijas descubrirás que a veces no basta con ser diferente. No sirve de mucho ser el raro del grupo si nadie quiere acercarse a ti. Hay que importar.

Hay que diferenciarse desde el propósito. Hay que aportar algo a alguien, de esto va todo, de que tu marca, tu negocio aporte algo. 

Si me aportas conseguirás importarme, si me importas serás relevante para mi.

Ser deliberadamente relevante es eso, construir desde tu propósito para aportar y hacerlo conscientemente sabiendo que estás generando vínculos emocionales que serán más fuertes y te harán (a tu negocio) más fuerte.

No lo olvides, la gestión de la marca ofrece la tranquilidad y la estabilidad necesaria para sostener cualquier proyecto, aumentando las probabilidades de que perdure en el tiempo.

Tu solo quieres que tu negocio funcione, pues debes ser relevante. Deliberadamente relevante

Te ayudo a crear la marca perfecta para tu negocio

Desarrolla tu idea de negocio sobre una base estable que proyecte una imagen profesional

Puede que tengas una marca pero no el control sobre ella y si no controlas tu marca no controlas tu negocio.

Te ayudo a tomar las decisiones correctas. Construye tu Marca Mínima Necesaria

Deja un comentario